Enfermedades A

Alergia

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la Alergia?

La alergia es una respuesta exagerada de nuestro organismo, cuando entra en contacto con determinadas sustancias provenientes del exterior.

Las sustancias capaces de provocar una reacción alérgica se conocen como sustancias alergénicas o, simplemente, alérgenos.

¿Cómo se contrae la Alergia?

La respuesta inmunitaria es de gran importancia aunque, en ocasiones, es causa de serios problemas:

En los transplantes de órganos (riñón, corazón, pulmón…) nuestras defensas inmunitarias identifican el nuevo órgano implantado como extraño e intentan combatirlo, produciéndose el rechazo si no se administran medicamentos para disminuir esta respuesta (los llamados inmunodepresores).

En ocasiones el sistema inmunitario confunde componentes de nuestro cuerpo con elementos extraños e inicia una reacción contra ellos dando lugar a las llamadas enfermedades autoinmunes (muchos procesos reumáticos tienen este origen).

A veces se produce una respuesta inmunitaria ante la presencia de sustancias inocuas para el organismo, que habitualmente son toleradas por éste. Esta reacción exagerada se llama alergia, y las sustancias que la desencadenan son alérgenos. Los posibles alérgenos son muy numerosos y pueden ponerse en contacto con nosotros a través de diversos medios:

El aire que respiramos: pólenes de plantas, polvo de la casa, hongos, pelo de animales… Los alimentos: pescados, huevos, frutos secos,… Medicamentos: penicilina, aspirina,… Picaduras de insectos, mordeduras,… Contacto con la piel: cosméticos, productos industriales…

 

SÍNTOMAS de la Alergia

  • Aparato digestivo: diarreas, dolor abdominal.
  • Ojos: conjuntivitis (enrojecimiento y picor).
  • Nariz: rinitis (picor y secreción de moco acuoso).
  • Piel: urticarias (habones y picor) o eccemas.
  • Pulmón: asma (obstrucción de los bronquios).

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para la Alergia

Las células que componen el sistema inmunitario (los macrófagos y los linfocitos T y B) al entrar en contacto con una sustancia extraña al organismo (alérgeno o antígeno) inician una serie de reacciones que culminan con la formación de unas moléculas llamadas inmunoglobulinas (Ig) o anticuerpos que se unen al alérgeno y, por diversos mecanismos, consiguen su destrucción y eliminación.

Estas inmunoglobulinas pueden ser de 5 tipos distintos: IgG, IgA, IgM, IgD, e IgE. La IgE y, menos frecuentemente, la IgG tipo 4 son las implicadas en la reacción alérgica tipo I, característica del asma y de la mayor parte de procesos alérgicos. Las personas alérgicas a una sustancia (alérgeno) presentan en la superficie de los mastocitos (unas células de la sangre) múltiples moléculas de IgE capaces de reconocer la presencia de dicha sustancia.

Esta IgE se formó en anteriores contactos con el alergeno que provocaron la sensibilización frente al mismo. Es decir, se formaron las células con memoria (linfocitos B memoria) que, al entrar en contacto de nuevo con dicho alergeno, ordenarán la producción de grandes cantidades de IgE específica contra aquel alérgeno. Al efectuarse la unión de IgE con el alergeno (como si de una llave y su cerradura se tratara) se provocará la liberación por parte del mastocito de un gran número de sustancias (histamina, serotonina, bradiquinina…), conocidas como mediadores de la alergia pues son las que determinarán las manifestaciones de la reacción alérgica en los diferentes órganos. En el pulmón producen la inflamación de la mucosa de la pared bronquial y la contracción de las fibras musculares, dando lugar a la crisis asmática.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 125673

Comentarios