Enfermedades A

Asma bronquial

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el asma bronquial?

Es una enfermedad crónica obstructiva de las vías aéreas, en la que se presenta un estrechamiento de los bronquios como respuesta a diferentes estímulos que causan inflamación.

¿Cuáles son las causas?

El asma es la respuesta a determinados estímulos que producen alergia: Polen, ácaros que están en el polvo, partículas de la piel de gatos y perros, humo, aire frío, ciertas comidas o aditivos alimenticios. El asma también puede ocurrir por el llanto o la risa fuerte, el estrés, ejercicio físico y ansiedad.

Se cree que en respuesta a estos estímulos (alergenos), los basófilos (un tipo de glóbulos blancos) distribuidos en los bronquios liberan sustancias que causan la contracción del músculo liso y atraen otros glóbulos blancos.

 

SÍNTOMAS

Los síntomas varían en frecuencia e intensidad.

Aunque algunas personas no presentan síntomas, habitualmente las personas con asma experimentan ahogo, dificultades respiratorias, tos y diferentes grados de sibilancias evidentes en la respiración. También puede haber sensación de opresión en el pecho, picazón en el pecho o en el cuello y sudor por el esfuerzo de respirar y por la ansiedad. En los casos de ataques agudos de asma, la persona casi no puede hablar (por el esfuerzo que realiza para poder respirar); también puede presentarse cianosis y sensación de sopor.

Además de los síntomas descritos, se diagnostica la enfermedad por auscultación con el estetoscopio, identificación de la causa que la provoca, por pruebas de alergia cutánea y por espirometría, que mide la máxima velocidad con la que el aire puede ser espirado. Las pruebas de alergia cutánea pueden ayudar a determinar los alergenos que causan los ataques de asma. Y puede medirse en sangre la concentración de IgE, un tipo de inmunoglobulina que aumenta en procesos alérgicos.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Un ataque de asma puede prevenirse evitando las causas que lo provocan. En cuanto a los fármacos que se utilizan para aliviar los ataques de asma se pueden mencionar a los broncodilatadores, que se administran en comprimidos, líquidos o aerosoles.

Estos últimos se usan en general como preventivos o, en caso de necesitarlo, para frenar un ataque de asma repentino. La inhalación de la medicación permite que el fármaco actúe directamente en el lugar de la obstrucción.

También se pueden usar nebulizadores (el fármaco se mezcla con una vaporización de agua) para llegar a los pulmones a través de la inhalación. Se aplicará la medicación por inyección cuando no se consiga aliviar los síntomas por otras vías. Los corticoides se utilizan para prevenir y aliviar los síntomas.

Se pueden administrar vía oral, por inyección o vía inhalatoria. Cuando se producen ataques de asma, se usan en general los mismos fármacos pero en dosis más elevadas. Si es necesario, se administran oxígeno y antibióticos. En algunos casos se debe hospitalizar a la persona para mejorar la dificultad respiratoria, incluso recurrir a respiración asistida.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios