Enfermedades A

Asma

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el Asma?

El síntoma más característico es el ahogamiento, acompañado por una sensación de tensión dolorosa en el pecho y una dificultad respiratoria, cuya intensidad es variable.

En los casos graves el esfuerzo que debe hacer el paciente para respirar puede provocar sudoración, un incremento en el ritmo cardíaco y una fuerte ansiedad. Cuando aumenta el ahogamiento la respiración se hace cada vez más leve y rápida, y se perciben con claridad los silbidos característicos de la respiración asmática.

En los casos muy graves se produce una cianosis, es decir, que la cara y los labios adquieren una coloración azulada, debido a la diminución del suministro de oxígeno al torrente sanguíneo.También puede ocurrir que la piel se vuelva muy pálida y aparezca una sudoración intensa y viscosa. Los ataques de asma pueden durar desde unos minutos hasta varias horas, pero en cuanto se inician siempre se produce una acumulación de secreción en los pulmones, que en muchos casos provoca tos.

Por lo general, la expectoración de abundantes secreciones en la fase terminal de las crisis suelen proporcionar a los pacientes una sensible mejoría respiratoria.

 

SÍNTOMAS de el Asma

El síntoma más característico es el ahogamiento, acompañado por una sensación de tensión dolorosa en el pecho y una dificultad respiratoria, cuya intensidad es variable.

En los casos graves el esfuerzo que debe hacer el paciente para respirar puede provocar sudoración, un incremento en el ritmo cardíaco y una fuerte ansiedad. Cuando aumenta el ahogamiento la respiración se hace cada vez más leve y rápida, y se perciben con claridad los silbidos característicos de la respiración asmática.

En los casos muy graves se produce una cianosis, es decir, que la cara y los labios adquieren una coloración azulada, debido a la diminución del suministro de oxígeno al torrente sanguíneo.También puede ocurrir que la piel se vuelva muy pálida y aparezca una sudoración intensa y viscosa. Los ataques de asma pueden durar desde unos minutos hasta varias horas, pero en cuanto se inician siempre se produce una acumulación de secreción en los pulmones, que en muchos casos provoca tos.

Por lo general, la expectoración de abundantes secreciones en la fase terminal de las crisis suelen proporcionar a los pacientes una sensible mejoría respiratoria.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para el Asma

Existen medicamentos profilácticos que, administrados con regularidad, pueden impedir los ataques. Los hay en forma de píldoras, líquidos o inhaladores. Los profilácticos se inhalan tres o cuatro veces por día. Estos fármacos actúan solo sobre los pulmones, de forma directa, por lo que no presentan los efectos secundarios generales propios de las tabletas o de las inyecciones.

Los broncodilatadores son adecuados para aquellos enfermos que tan sólo padecen ataques leves y ocasionales, y se deben administrar cuando el ataque o la crisis asmática ya se ha iniciado.

En las crisis graves se suele inyectar aminofilina y cortisona, cuya acción es rápida y eficaz, aunque sus efectos secundarios también son considerables.

De todas maneras, es recomendable que ante un ataque agudo el enfermo ingrese en un hospital, donde puede ser sometido a diversos tratamientos, como nebulizaciones, inyecciones relajantes de la musculatura bronquial y el uso de un respirador artificial.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios