Enfermedades C

Cáncer de Riñón

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el cáncer de riñón?

Es una enfermedad maligna caracterizada por el carcinoma de células renales o adenocarcinoma de riñón, que se presenta en el parénquima del riñón, es la forma más común de cáncer y se origina en la proliferación de células epiteliales de los túbulos renales. Es más común en hombres que en mujeres y es raro que afecte a menores de 35 años. El carcinoma de células renales se extiende a la porción medular del riñón, a la vena renal y, algunas veces, a la vena cava. Las metástasis más comunes son hacia pulmones, huesos, cerebro e hígado.

¿Qué predispone al cáncer de riñón?

El hábito de fumar es un predisponente al desarrollo del adenocarcinoma de riñón. Otros factores de riesgo son la obesidad, los cálculos renales, el consumo de analgésicos que contienen fenacetina y acetominofeno y la exposición al asbesto, cadmio o gasolina. Las personas que desarrollan enfermedad quística mientras reciben diálisis crónica tienen mayor riesgo de contraer éste.

  

SÍNTOMAS

Dolor persistente en el costado del cuerpo y una masa abdominal lo suficientemente notoria como para ser palpada. Fiebre, pérdida de peso, anemia e hipercalcemia (niveles aumentados de calcio en la sangre). El 40% de los pacientes con carcinoma renal presentan una importante hematuria (glóbulos rojos en la orina). Puede haber también un aumento de la presión arterial debido a una deficiente irrigación del riñón lo que provoca la liberación de renina (Hormona que produce el riñón).

  

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Radiografías de riñón, uréteres y vejiga. Otras técnicas de diagnóstico por imágenes: ecografía, tomografía computada y resonancia magnética- brindan mayor información sobre la extensión del tumor: si es sólido o quístico, si ha comprometido zonas adyacentes o vasos sanguíneos. En caso de tratarse de quistes, puede extraerse por punción el líquido que contienen para su estudio citológico. La angiografía de la arteria renal es muy útil para determinar con precisión la irrigación del tumor.

El tratamiento de elección para los casos de adenocarcinoma de riñón localizado es la extirpación quirúrgica, aunque puede desaconsejarse si la enfermedad se ha diseminado. La hemorragia, el dolor y la fiebre causados por el crecimiento del tumor pueden ser controlados mediante el bloqueo de la arteria renal, que impide la irrigación de sangre al riñón. El uso de radioterapia en casos de adenocarcinoma de riñón es materia de controversia, pero en general se acepta antes y después de la cirugía. La quimioterapia no ha sido efectiva en el tratamiento de este tipo de cáncer.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios