Enfermedades C

Cáncer de Tiroides

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el cáncer de tiroides?

Es un proceso neoplásico que afecta la glándula tiroides, se presentan generalmente como nódulos o bultos, aunque de estos un 90% suelen ser benignos. Los cánceres de tiroides pueden ser papilares o foliculares. Los cánceres papilares pueden ocurrir a cualquier edad, son múltiples proyecciones de aspecto ramificado y constituyen del 70 al 80% de los cánceres de tiroides. El cáncer folicular está formado por estructuras esféricas denominadas folículos. Representa del 10 al 15% de los cánceres tiroideos y afecta principalmente a personas mayores. Es más agresivo que el papilar y tiende a ser invasivo, proliferando dentro de los vasos sanguíneos y extendiéndose desde allí a zonas distantes como hueso y pulmones.

 ¿Causas que lo originan?

Si bien no se conoce la causa del cáncer de tiroides bien diferenciado se sabe que se da más frecuentemente en personas que recibieron tratamientos con rayos X u otro tipo de irradiación en la cabeza, cuello o pecho.

 

SÍNTOMAS

Este cáncer se presenta como un bulto o nódulos indoloros en el cuello. También se manifiesta con un ganglio inflamado en el cuello, ronquera debida a la presión del tumor en el nervio laríngeo o dificultades para respirar o tragar.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Una vez detectado un nódulo, se debe estudiar si es de tejido activo o no, en función de sí capta yodo (nódulo caliente en el centellograma tiroideo) para sintetizar hormonas tiroideas. Los nódulos inactivos (nódulos fríos) tienen mayor probabilidad de ser cancerosos. Las ecografías permiten diferenciar también entre un nódulo sólido y uno quístico.

La prueba concluyente es la biopsia.

En casos de cáncer papilar, se recomienda extirpar quirúrgicamente el nódulo y sus ganglios adyacentes. Si existen sospechas de que se extendió, puede administrarse iodo radioactivo. Las probabilidades de curación son muy altas. En los casos de cáncer folicular también se trata de retirar quirúrgicamente el nódulo y casi toda la glándula. También se sigue con Iodo radioactivo, capaz de destruir incluso células que hayan hecho metástasis.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios