Enfermedades C

Cicatriz Queloide

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es una cicatriz queloide?

Las cicatrices queloides son crecimientos exagerados del tejido cicatricial que se presentan en el sitio de una lesión de piel.

Las cicatrices queloides son más frecuentes en mujeres jóvenes y en afroamericanos. La queloidosis es un término usado cuando se producen queloides múltiples o se repiten.

¿Qué origina una cicatriz queloide?

Las cicatrices queloides se presentan secundarias a lesiones de la piel tales como incisiones quirúrgicas, heridas traumáticas, sitios de vacunación, quemaduras, varicela, acné y en ocasiones a raspaduras (laceraciones menores).

La mayoría de los queloides se aplanan y se hacen menos visibles con los años y pueden irritarse debido al roce de la ropa u otras formas de fricción. Los queloides extensos pueden limitar la movilidad, además de causar cambios cosméticos y afectar la apariencia.

 

SÍNTOMAS de una cicatriz queloide

Las cicatrices queloides son de color carne, rojas o rosadas que se presentan posterior a una herida y normalmente son nodulares o con rebordes. Dicha cicatriz puede provocar comezón (picar) durante su formación y crecimiento.

 

DIAGNÓSTICO de una cicatriz queloide

El diagnóstico de la cicatriz queloide se realiza sobre la base de la apariencia de la piel o una cicatriz y se solicita una biopsia de piel para descartar otros tumores cutáneos.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para una cicatriz queloide

Éstas a menudo no requieren tratamiento, pero se pueden reducir de tamaño a través de la aplicación de frío (crioterapia), presión externa, inyecciones de corticoesteroides, tratamientos con láser, radiación, o extirpación quirúrgica.

Las cicatrices queloides una ves extirpadas, no es común que reaparezcan pero puede suceder que algunas veces se presenten nuevamente y en ocasiones de mayor tamaño.

Las cicatrices queloides deberán de ser cubiertas para evitar su exposición al sol durante el primer año de formación ya que la luz solar provoca que se torne de color oscuro, coloración que se vuelve permanente.También se puede recurrir a un protector solar.

Éstas no representan un peligro médico, pero pueden afectar la apariencia cosmética y por ende afectar psicológicamente al paciente, máxime si son grandes o desfigurantes.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios