Enfermedades C

Claudicación Intermitente

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la claudicación intermitente?

La claudicación intermitente se caracteriza por dolor muscular intenso a nivel de la pantorrilla o del muslo, el cual se presenta al caminar o tras un ejercicio físico leve y que desaparece al parar (descansar).

¿Qué lo ocasiona?

El dolor en la claudicación intermitente se produce por la falta de oxigenación de los músculos que se encuentran en las pantorrillas o los muslos, y es debido al esfuerzo de andar, ya que durante éste se requiere de un mayor riego sanguíneo.

Su origen está en el estrechamiento de las arterias que aportan sangre a las piernas (iliacas, femorales y tibiales).

La obstrucción a su vez está dada por la presencia de placas de ateroma, lo que se conoce como arterioesclerosis. La arterioesclerosis puede llegar a tapar casi toda o toda la luz del vaso dando lugar a un infarto.

(La arterioesclerosis es un proceso progresivo, en el que se acumula colesterol, calcio y otras grasas en la pared de los vasos. Es como un envejecimiento de las arterias, las cuales se tornan rígidas. (Para mayor información ver arterioesclerosis)

 

SÍNTOMAS

La sintomatología de la claudicación intermitente es básicamente dolor muscular intenso en la zona afectada, que se presenta con el ejercicio ligero y desaparece con el reposo. De hecho algunas personas con claudicación caminan algunos pasos y se tienen que parar para que desaparezca el dolor.

 

DIAGNÓSTICO

Está dado por la sintomatología, pero hay necesidad de practicar arteriografías para corroborar el diagnóstico. En ocasiones se llevan a cabo cateterismos.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

El mejor tratamiento para el manejo de la claudicación intermitente es resecar quirúrgicamente la arteria implicada en la obstrucción por placas de ateroma, colocando en su lugar una prótesis arterial sintética.

Algunos médicos recomiendan la aplicación de una angioplastia transluminal percutánea. La cual consiste en la dilatación de la arteria afectada por la placa de ateroma, mediante la introducción de un catéter a través de la piel, hasta la arteria en cuestión.

El catéter lleva un globo en su extremo que se hincha y deshincha varias veces hasta conseguir una buena circulación de sangre a través de la arteria.

La mejor manera de prevenir la aparición de la claudicación es llevando a cabo una alimentación balanceada, reduciendo la ingesta de grasa y aumentando la ingesta de frutas, cereales y verduras. Lo anterior acompañado de una rutina diaria de ejercicios.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios