Enfermedades C

Criptoquidea

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la criptoquidea?

Tenemos que iniciar por referir que los testículos se desarrollan dentro del abdomen del feto varón durante el embarazo y normalmente se mueven o descienden a su sitio permanente que es el escroto un mes antes del nacimiento. Un pequeño porcentaje de varones nacen con uno o los dos testículos sin descender.

¿Qué lo ocasiona la criptoquidea?

En casi todos estos bebés, los testículos se moverán hasta el escroto, por sí solos, durante los primeros años de vida, sin ninguna intervención médica, aunque en algunos casos es necesaria la cirugía o medicación. El testículo que permanece sin descender hasta los 5 años puede desarrollar una infertilidad o una neoplasia posteriormente.

 

SÍNTOMAS de la criptoquidea

La criptoquidia no da ninguna sintomatología, de ahí que al nacimiento deberá de realizarse una exploración física al bebé para constatar que los testículos descendieron y se encuentran dentro de las bolsas excrétales.

Cuando existe la criptoquidia el escroto contiene uno (o ninguno) en vez de dos testículos.

 

DIAGNÓSTICO de la criptoquidea

Lo establece el médico, el cual confirma la ausencia o el escaso desarrollo de un testículo palpando el escroto. Le puede pedir una serie de análisis antes de determinar que tratamiento seguir para corregir esta situación.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para la criptoquidea

Es frecuente que este problema se corrija por si solo en niños y adolescentes. En caso de requerir tratamiento farmacológico o quirúrgico estos deberán de ser antes de los 5 años, ya que el padecimiento puede provocar una infertilidad u otros problemas. Aún después de que el

testículo descienda o de una cirugía correctora, un testículo descendido es más vulnerable a desarrollar un cáncer que uno normal.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO: El manejo hormonal es el tratamiento habitual.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO: Cuando los testículos no han descendido incluso después del tratamiento médico, es necesaria la cirugía para preservar la futura fertilidad y para disminuir la posibilidad de desarrollar un cáncer de testículos. La mejor edad para el tratamiento es de los 12 a los 18 meses.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios