Enfermedades C

Culebrilla

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la culebrilla?

Es una infección aguda y autolimitada que se produce por la activación del virus Herpes Zóster, hasta ese momento latente, que ataca las raíces posteriores de los nervios espinales (sensitivos) y su zona de inervación. La culebrilla provoca un dolor neurálgico a lo largo de dicho nervio y una erupción cutánea en la zona afectada.

¿Qué lo provoca la culebrilla?

La culebrilla es causada por el mismo virus de la varicela. Luego de una varicela, el virus se mantiene en estado latente o inactivo hasta reaparecer muchos años después. Se desconocen los motivos de la reactivación. Generalmente ocurre un solo ataque sin recurrencias.

 

SÍNTOMAS de la culebrilla

El virus latente se localiza en alguno de los nervios que salen de la médula. Cuando se reactiva, se extiende a lo largo del nervio, causando dolor y sensación de ardor. La típica erupción aparece a los 2 ó 3 días de que el virus llega hasta la piel. La erupción comienza con ronchas rojas con pequeñas vesículas o ampollas. De los tres a cinco días, las ampollas se abren formando úlceras que se secan y hacen costras que caen a las dos o tres semanas. Puede haber inflamación de los ganglios linfáticos de la zona. Las lesiones aparecen sólo en la zona inervada por un nervio espinal y, por ende, son unilaterales, afectando principalmente el tronco, cuello o cara y, más excepcionalmente, la zona genital y los muslos. Si el virus afecta al nervio trigémino, cuyas tres ramas inervan la cara, pueden presentarse lesiones en la boca o en un ojo. La afección del nervio facial puede detonar el síndrome de Ramsay Hunt, que consiste en parálisis facial, pérdida de la audición o del gusto. En algunos casos, el dolor causado por las lesiones persiste aún cuando éstas hayan sanado. Esta neuralgia post-herpética puede ser severa y hasta incapacitante en personas mayores.

 

DIAGNÓSTICO de la culebrilla

Según el aspecto de la erupción y los antecedentes de varicela. En general, no son necesarias pruebas diagnósticas, pero se pueden tomar muestras de las lesiones para el cultivo viral.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para la culebrilla

El tratamiento de la culebrilla suele ser sintomático: Su objeto es aliviar los síntomas mientras la enfermedad cumple su ciclo. La prednisona suele usarse para reducir la inflamación, pero tiene la desventaja de interferir en la respuesta inmune del organismo. También se puede indicar un antiviral, que puede acortar la duración de la infección y reducir los síntomas y complicaciones en personas mayores o inmunodeprimidas. Analgésicos y antihistamínicos pueden aliviar el dolor y la picazón respectivamente. Quienes padecen de culebrilla, suelen buscar alivio en remedios caseros: Compresas de agua fría para reducir el dolor, baño de avena, de almidón o loción de calamina contra el ardor y la picazón. Mientras las ampollas supuran, se deben tomar precauciones con la ropa de cama u otros elementos: Lavarlos con agua hirviente para evitar contagios.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios