Enfermedades E

Estrabismo

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es la pérdida del paralelismo de los ojos. Los dos ojos no miran al mismo sitio, uno de ellos dirige la mirada al objeto que fija, mientras que el otro se desvía en otra dirección.

La desviación puede ser bastante notoria y esto lo convierten un defecto estético llamativo, pero puede haber casos donde la desviación es muy pequeña y no se aprecia. Este tipo de estrabismo compensado (“foria”) puede pasar desapercibido, pero puede crear los mismos problemas de visión que las grandes desviaciones.

¿Qué lo provoca?

No existe causa única para el estrabismo, se produce por la unión de varios factores, unos conocidos, y otros aún no han podido determinarse.

Existe una alteración de los músculos del ojo unido a una mala visión.

El ojo se desvía porque ve mal, y ve mal porque se desvía. Existe un factor hereditario, a veces asociado a diversas causas, como sufrimiento fetal, infecciones, tumores, traumatismo, factores emocionales, etc.

Se conocen varios tipos de estrabismo. Los ojos pueden desviarse horizontalmente, ya sea hacia adentro y se conoce como estrabismo convergente, pero si se desvía hacia fuera se le llama estrabismo divergente.

Cuando la desviación es vertical se le llama estrabismo divergente y en este tipo un ojo se desplaza hacia arriba y el otro hacia abajo. También es posible que se presenten combinaciones (horizontales y verticales).

 

SÍNTOMAS de el estrabismo

El signo principal es la desviación de un ojo o sea la pérdida del paralelismo de los ojos, también existe disminución de la agudeza visual de un ojo respecto al otro (ojo vago o ambliopía). Lo que ocasiona posiciones anormales de la cabeza, desviaciones, inclinación, tortícolis.

Diplopia, o visión doble, cuando el estrabismo se inicia en la edad adulta. También se calcula mal la distancia así como los relieves, y se pierde la visión binocular.

 

DIAGNÓSTICO de el estrabismo

Es establecido en los casos leves por el médico y en los casos moderados y graves por la propia sintomatología.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para el estrabismo

Lo mejor es la prevención, por lo que todo recién nacido debe ser revisado por un médico al momento de nacer. La función visual, su desarrollo, se va a determinar en los primeros meses de la vida del niño.

En un estrabismo la vigilancia y control debe extenderse hasta la adolescencia, aunque la situación estética sea normal.

El niño debe participar de manera activa en el tratamiento, siendo riguroso en el cumplimiento, sobre todo en la primera época de las oclusiones oculares.

Ante la presencia de cualquiera de los signos y síntomas antes mencionados hay que acudir con el oftalmólogo ya que un tratamiento oportuno puede

resolver muchos problemas. Pero en general se manejan dos tipos de tratamiento:

I TRATAMIENTO MÉDICO: este es muy variable y puede consistir en una corrección óptica, lentes, oclusiones con parches, cristales especiales y

ejercicios musculares. Los cuales persiguen recuperar la visión del ojo vago y mejorar la acción de los músculos.

II TRATAMIENTO QUIRÚRGICO: Cuando el tratamiento médico no es suficiente y los ojos persisten “desviados” se debe recurrir al tratamiento quirúrgico, fortaleciendo o debilitando los músculos del ojo. La cirugía se puede hacer sobre varios músculos del ojo, de uno sólo o de los dos; y podrá efectuarse a veces sin tener que recurrir al ingreso hospitalario y la anestesia general.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios