Enfermedades F

Fiebre Aftosa

INFORMACIÓN GENERAL

(Síndrome de pie – mano – boca)

¿Qué es la fiebre aftosa?

La fiebre aftosa es una infección viral leve, cuyos síntomas son dolor en la boca y presencia de pequeñas ampollas o llagas. Se sabe que ataca especialmente a los niños que empiezan a caminar, aunque puede aparecer a cualquier edad si no se ha tenido o se ha estado expuesto a ella con anterioridad. Se ha visto que puede presentar pequeñas epidemias en las guarderías, en donde varios niños la presentan y normalmente es en verano o principios del otoño.

Esta enfermedad no está relacionada con la fiebre aftosa que afecta al ganado.

¿Qué lo ocasiona?

La fiebre aftosa es provocada por dos tipos de virus el Coxsackie virus y el Enterovirus.

Las mujeres embarazadas deben evitar exponerse a la fiebre aftosa, ya que ésta puede causar una infección viral grave en el niño que todavía no ha nacido. Puede ocasionar posibles defectos de nacimiento. Sin embargo el riesgo es pequeño, ya que se cree que la mayoría de las mujeres se han inmunizado contra esta enfermedad en las primeras etapas de la infancia.

 

SÍNTOMAS

Los síntomas de la fiebre aftosa empiezan de tres a seis días después de estar expuesto a ella e inicia con fiebre baja 37.5 a39 °C, pérdida del apetito, dolor de boca y sensación de estar enfermo.

Un par de días después, aparecer ampollas pequeñas pero de aspecto normal. Éstas pueden variar de tamaño, 2 a4 mm. Dichas ampollas están rodeadas de un área pequeña de coloración rojiza. Se pueden tener dos o tres ampollas, o más de treinta. Apareciendo generalmente en la boca formando ulceraciones poco profundas y dolorosas. En la mayoría de los niños de edad preescolar y en un 10% de los adultos también parecen estas lesiones en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Con menos frecuencia se llegan a presentar en los gluteos, en la parte superior de los brazos y de las piernas o en los genitales.

Las ampollas situadas en la parte exterior de la boca no suelen picar ni doler.

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se establece por las características del padecimiento y no es necesario confirmarlo por otros medios ya que es una enfermedad benigna.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

No existe un tratamiento para la fiebre aftosa. Normalmente es muy leve y dura de unos días a una semana. La mayoría de las ampollas desaparecen sin ulcerarse, abrirse, romperse, formar costras o dejar cicatrices.

El único medicamento recomendado es el Paracetamol para el control de la fiebre.

Los niños y los adolescentes no deben tomar aspirinas ya que su uso se ha asociado con un grave aunque raro trastorno cerebral y hepático llamado síndrome de Reye (ver).

Es conveniente no comer o beber alimentos cítricos, salados o picantes si se tiene llagas en la boca para evitar el dolor que provoca.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios