Enfermedades H

Hiperfagia

¿Qué es la hiperfagia?

Como ya se sabe el tener hambre es un deseo normal de comer alimentos cuando se tiene necesidad. Pero cuando este deseo está aumentado o incontrolable llegando a comer a cualquier hora e incluso después de haber comido adecuadamente, estamos hablando de polifagia, hiperfagia o aumento de apetito. Hay cuadros de aumento de apetito persistente o en ciclos de más o menos apetito, como efecto secundario directo puede haber aumento o no del peso corporal.

¿Qué lo provoca?

La hiperfagia puede ser el resultado de dos grandes grupos de posibilidades, siendo el primer grupo los trastornos psicológicos y el segundo grupo las alteraciones hormonales. Dentro de estos grandes grupos las patologías que destacan son:

  • Ansiedad
  • Bulimia (frecuente en mujeres entre los 17 y 30 años)
  • Diabetes mellitus
  • Diabetes del embarazo
  • Enfermedad de Graves
  • Hipertiroidismo
  • Hipoglucemia
  • Medicamentos (corticoides, antialérgicos, antidepresivos, etc…)
  • Síndrome premenstrual

 

SÍNTOMAS

La sintomatología es por demás obvia, ya que la persona afectada por este padecimiento empieza a ingerir grandes cantidades de alimento sin ningún control, lo que puede repercutir o no en aumento de peso, dependiendo de la patología que la ocasiona.

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico normalmente es dado por el propio paciente o por los familiares. Pero lo que es importante encontrar es la causa desencadenante de la hiperfagia.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Las posibles causas deben de ser estudiadas para poner el tratamiento adecuado. Por ello si está tomando medicamentos debe de consultar con su médico la necesidad de seguir tomándolos o de bajar la dosis de los mismos.

En cuadros de ansiedad o depresión deberá consultar con su médico y ponerse en tratamiento.

Si no existen causas psicológicas o por la toma de medicamentos, se deberá hacer un estudio del metabolismo.

En este caso su médico además de recoger un historial clínico y después de un examen físico solicitará unas pruebas complementarias:

  • Análisis de sangre y orina rutinarios
  • Pruebas de función tiroidea
  • Otras más concretas dependiendo cada caso

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios