Enfermedades P

Preeclampsia

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la Preeclampsia?

La preeclampsia es una forma de hipertensión durante el embarazo y suele presentarse en el último trimestre de la gestación, es frecuente que se observe por primera vez durante el trabajo de parto o en las primeras 24 hrs. del mismo.

El termino preeclampsia nos indica que es la forma hipertensiva pero sin convulsiones, ya que al presentarse éstas además de coma se conoce como eclampsia.

En los E.U.A. el 5% de las mujeres embarazadas desarrollan preeclampsia y afecta más frecuentemente a las primíparas y su frecuencia aumenta con los embarazos múltiples, la hipertensión inicial, la diabetes sacarina, las enfermedades renales crónicas, la mola hidatidiforme y los trastornos de la colagena.

El 5% de los casos de preeclampsia evolucionan a eclampsia. La supervivencia perinatal es muy baja cuando se desarrolla preeclampsia grave antes de 28 semanas de embarazo.

¿Qué lo ocasiona?

No se conocen las causas que ocasionan la preeclampsia-eclampsia. Antes que se manifieste clínicamente el síndrome, hay vasoespasmo generalizado al parecer iniciado por la presencia de tejido coriónico, cuanto más prolongado es, mayor la posibilidad de alteraciones anatomopatológicas asociadas en los órganos maternos, incluyendo la placenta, lo que afecta de manera indirecta al feto.

 

SÍNTOMAS

Preeclampsia leve: No existen síntomas, la presión diastólica está elevada a 90-100 mm de Hg. Hay proteinuria mínima sin pruebas de retraso del crecimiento intrauterino.

Preeclampsia grave: La sintomatología se caracteriza por cefalea, dolor en el abdomen alto, alteraciones visuales y oliguria. Existe retraso en el crecimiento intrauterino y la presión arterial excede de 160/100 mm Hg.

 

DIAGNÓSTICO

Al examen oftalmológico se observa espasmo arteriolar, edema ocasional en los discos ópticos y exudados cotonosos. En el laboratorio encontramos proteinuria 2,000mg por dl por 24 horas, pruebas de hiperazoemia (aumento sérico de la creatinina, ácido úrico o el nitrógeno de la urea), coagulación intravascular diseminada y daño hepatocelular.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

La única curación es interrumpir la gestación en un momento tan favorable como sea posible para la supervivencia fetal, considerando el estado médico de la madre. Ya que ninguna de las recomendaciones para reducir la frecuencia o gravedad del proceso ha sido de valor cuando se estudia objetivamente. Pero para el manejo médico lo primero es identificar el padecimiento en cuanto sea posible, para poder aplicar las medidas preventivas y así evitar la aparición de la eclampsia, el desprendimiento prematuro de placenta, la rotura hepática y accidentes oculares o vasculares. Además de lograr que nazca un niño normal que sobreviva. Para tal objetivo se recomienda poner a la paciente en reposo absoluto en cama, determinación diaria de la TA y de las proteínas urinarias, registro diario de la ingesta y eliminación de líquidos. Administrarle dosis pequeñas de benzodiacepina si es necesario. Hay que retrasar el parto si es posible hasta que se controle la enfermedad y el feto esté maduro. En caso de que no se controle el padecimiento dentro de 48 hrs. con las medidas anteriores, la paciente tendrá que ser hospitalizada.

 

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

Comentarios