Enfermedades V

VIH

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el Sida?

El Sida es ocasionado por el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana). El Sida es el final y la etapa más seria de la enfermedad producida por el VIH. Está caracterizado por signos y síntomas de inmunodeficiencia (falta de defensas contra infecciones) muy intensos.

¿Cuáles son las causas?

Este virus ataca al sistema inmune y deja el cuerpo vulnerable a una gran variedad de enfermedades. Estas enfermedades suelen estar ocasionadas por bacterias, hongos y virus muy comunes que ordinariamente no ocasionan enfermedad. EL VIH ha sido encontrado en la sangre, esperma, saliva, lágrimas, tejido nervioso, leche materna, y secreciones del tracto genital.

Sin embargo está probado que de estos son la sangre, el esperma, las secreciones del tracto genital, y la leche materna las que transmiten la infección a otros. La transmisión del virus ocurre mediante el contacto sexual incluyendo el sexo anal, vaginal y oral; por medio de la sangre mediante transfusiones o aguja infectada; y en mujeres embarazadas al feto, o al dar de mamar al bebé.

Otros métodos mas raros de transmisión incluyen el pinchazo accidental con una aguja, la inseminación artificial, en la que la transmisión ocurre a través del esperma donado, y el transplante de riñón, en el que el transmisor es el riñón donado.

La infección no se transmite por contacto casual tal como abrazar o tocar, ni por objetos inanimados tales como asientos de servicio o platos, ni por mosquitos. No se transmite a las personas que donan sangre (aunque puede transmitirse desde la sangre contaminada a la persona que recibe la transfusión).

Es por esto por lo que los bancos de sangre analizan a los donantes y su sangre. Tampoco se transmite a una persona que, por ejemplo, dona un riñón para un transplante.

 

SÍNTOMAS

  • Agotamiento prolongado e inexplicable.
  • Glándulas hinchadas (nódulos linfáticos)
  • Fiebre que dure más de 10 días. Resfriados.
  • Exceso de sudor, especialmente de noche.
  • Lesiones de boca incluyendo llagas y encías hinchadas y dolorosas.
  • Dolor de garganta.
  • Tos.
  • Acortamiento de la respiración.
  • Cambio en los hábitos, incluyendo el estreñimiento.
  • Síntomas de una infección específica (tales como cándida, neumocistis, etc.).
  • Tumores (sarcoma de Kaposi) Erupciones en la piel u otras lesiones.
  • Pérdida de peso no intencionada.
  • Malestar general o inquietud.
  • Dolor de cabeza.

 

SINTOMAS ADICIONALES QUE PUEDEN ASOCIARSE CON ESTA ENFERMEDAD:

Deterioro del habla, atrofia muscular, pérdida de memoria, disminución de la función intelectual, hinchazón general, hinchazón de las articulaciones, dolor de las articulaciones, intolerancia al frío, cansancio o dolor de huesos, comportamiento extraño o inusitado, movimientos lentos, flojos o letárgicos,iInquietud, tensión, y estrés, bultos en la ingle, picor generalizado (prurito), úlceras genitales, visión borrosa, visión doble (diplopía), manchas negras en la visión, ceguera o visión disminuida, dolor torácico. Dolor en la parte baja de la espalda, dolor abdominal, pérdida de apetito, indigestión, u otro trastorno gastrointestinal, dolor muscular, entumecimiento y estremecimiento.

 

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Hasta 1995 se disponía de una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Transcriptasa Inversa Viral (RETROVIR, VIDEX, HIVID) que, por separado o en combinación. tenían un efecto poco potente y, además. transitorio sobre el virus VIH, logrando retrasar la aparición de SIDA en una persona infectada como máximo 2 años; si se usaban en fase de SIDA retrasaban la muerte en 1 ó 2 años.

Esto se debe a que el virus es capaz de hacerse resistente a estos fármacos porque esta cambiando (mutando) cada vez que se reproduce (replica); como es lógico, aquellas personas que tienen gran cantidad de virus tienen mayor tasa de replicación (y de resistencia)y el pronóstico es peor que en el caso de que tengan pocos virus.

Se vio también que con los anteriores fármacos se lograba como media dividir por 10 o por 50 la cantidad de virus de la sangre, lo que, en una persona que tuviese por ejemplo, 300,000 virus por mililitro, es una reducción insignificante e insuficiente para evitar la progresión a SIDA.

En 1995-6 aparecieron, ya comercializados, una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Proteasa Viral (NORVIR, INVIRASE, CRIXIVAN) que, en combinación con los anteriores, logran dividir la carga viral por 1,000 ó más; en algunos pacientes consiguen hacer desaparecer de la sangre a estos virus y, manteniendo el tratamiento varios años, pueden quizá eliminar por completo el virus del organismo.

La experiencia con dos años de uso es muy buena, con reducciones de mortalidad de más del 50%, recuperación de los linfocitos T4 perdidos y mejoría marcada de los síntomas de la enfermedad. Estos tratamientos son relativamente bien tolerados y se administran por boca (no necesitan inyectarse).

Comentarios