Sexualidad

¿Por qué el dolor crónico puede interferir en tu vida sexual y qué hacer para solucionarlo?

sexualidad_1
Escrito por Byron

La sexualidad es un aspecto vital de las conexión entre seres humanos. Es una parte natural del vivir y también una parte muy relevante en cuanto a la identidad de cada persona. No obstante, cuando el dolor crónico invade nuestra vida, en general los placeres de la sexualidad desaparecen.

El dolor crónico puede interferir en la sexualidad ya sea por la aflicción en sí misma o por otros factores asociados con el dolor crónico, como por ejemplo alteraciones en el estado de ánimo, disminución de la libido, medicación o estrés.

Para que esto no te suceda, te contamos qué es el dolor crónico, por qué puede afectar tu vida sexual y cómo reconectar con tu sexualidad a pesar de padecerlo.

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor crónico puede tener un gran impacto en tu vida sexual y afectar, en concreto, la espalda, las articulaciones, los nervios o varios lugares a la vez.

Si la vida sexual se ve afectada las causas pueden ser externas o internas.

Factores externos

1# Medicación

medicamentodelvino

Algunos medicamentos para el dolor producen sensación de somnolencia, pérdida de libido o dificultad para alcanzar una erección.

2# Procedimientos quirúrgicos

Muchas personas que han pasado por cirugías luego experimentan dolor crónico y un efecto negativo en su vida sexual.

Factores internos

1# Estrés

efectos del estres en el cuerpo7

Ya sean problemas financieros o familiares, el estrés está muy presente en los casos de dolor crónicos porque es una de las maneras más comunes de somatizar las preocupaciones diarias.

2# Miedo

Para muchas de las personas que tienen dolor crónico los miedos representan el origen de su dolor y la causa fundamental por la que su vida sexual se altera. Es posible identificar distintos miedos: miedo asociado a la actividad sexual, al embarazo, a que la pareja te rechace, de no hacerlo bien.

Consejos para evitar el dolor crónico

1# Reflexiona sobre tus emociones

dejar de pensar6

Para tener una vida sexual saludable y satisfactoria es fundamental que te sientas bien contigo mismo. Una autoestima sólida será terreno fértil para comenzar a trabajar sobre el dolor crónico. Además es importante tener en cuenta las emociones de tu pareja. Por ejemplo, la distancia física puede generar culpa, ansiedad y resentimiento en nosotros y en el otro.

2# Habla con tu pareja

El próximo paso es hablar sobre lo que sientes con tu pareja. Todos sabemos que hablar de sexo en estos casos no es tarea fácil. Quizás lo mejor sea conversar en una instancia previa al momento de la intimidad. Otra buena idea es plantear primero lo que te sucede a ti en vez de en lo que le sucede al otro. Recuerda que este es un momento para lo dos en el que pueden explayarse con libertad sobre sus temores y sus deseos. Una comunicación fluida es clave a la hora de tratar el dolor crónico.

3# Visita a tu médico

8 estudios medicos preventivos para cuidar la salud

El médico es el profesional que puede ayudarte a realizar un diagnóstico personalizado y ajustado a tu dolor en particular. Una buena idea es trabajar a la par de tu doctor para lograr aminorar y eliminar el dolor crónico durante la actividad sexual.

En conclusión, las personas que sufren de dolor crónico y sus parejas no tienen por qué resignarse al celibato. Sí es importante tomar conciencia de que el dolor existe y no tener miedo de comunicar lo que pasa y buscar una solución para poder disfrutar de tu sexualidad en plenitud.

Fuente:

AGUSTINA LÓPEZ

(http://www.vix.com/es/salud/)

Comentarios