Noticias

La mortalidad por cáncer de piel podría ser del 0 % si todos supiéramos esto

cancer_de_piel5
Escrito por Byron

Irónicamente, el cáncer de piel tiene dos características que lo definen: es de los pocos cánceres 100 % prevenibles y a su vez es de los más comunes en todo el mundo.

La razón de por qué se presenta con tanta frecuencia es bastante obvia y un tanto frustrante. Muchos todavía ignoran o se niegan a aceptar que si bien el sol nos brinda vitamina D y un “lindo” bronceado, también puede ser muy muy destructivo para la piel.

Pero es necesario que todos estemos al tanto de los riesgos que implica la exposición al sol para nuestra piel. Por eso, consideramos importante compartir esta valiosa información que nos brindó la dermatóloga Natalia Muñoz Balestra de la Clínica Zabala.

¿Qué es el cáncer de piel?

Como todo cáncer, el de piel supone el crecimiento descontrolado de células. Se desarrolla cuando el ADN se daña de forma permanente y afecta a las células cutáneas, que comienzan a mutar y a concentrarse en tumores.

¿Cuáles son sus causas?

La principal causa de la mayoría de los cánceres de piel es la exposición solar inadecuada o excesiva. Muchas personas descartan la posibilidad de desarrollar cáncer porque solo se exponen pocas veces al año, pero no tienen en cuenta que es suficiente con algunas exposiciones de alta intensidad para desarrollar cáncer.

¿Todas las manchas significan cáncer de piel?

cancer de piel

No, la variedad de manchas que podemos desarrollar en la piel es amplia y no todas suponen el desarrollo de cáncer, pero sí representan una advertencia, ya que su presencia indica que el cuerpo utilizó melanina en exceso (el pigmento que proporciona protección contra la radiación solar). Por eso es muy importante prestar atención a la aparición de manchas e identificar de qué tipo son.

¿Cuáles son los tipos de manchas?

Los tipos de manchas se pueden dividir en dos grandes grupos: las benignas y malignas.

Las benignas son:

  • Efélides: son lo que normalmente denominamos pecas, son milimétricas, de color castaño y generalmente aparecen en las zonas del cuerpo expuestas al sol durante los primeros años de vida.
  • Lentigo solar: son manchas marrones más oscuras que las pecas, sin relieve y aparecen en adultos en la cara y zonas del cuerpo más expuestas. Son lesiones benignas, es decir que no implican un riesgo.
  • Melasma: son manchas marrones, grises o azuladas, de forma irregular y que aparecen casi siempre en el rostro, especialmente en la frente, las mejillas y el bozo. Se desarrollan por diferentes cuestiones tales como la predisposición genética, cambios hormonales (embarazo y anticonceptivos) y lógicamente como consecuencia de la radiación ultravioleta.  No son malignas, pero muchos pacientes deciden realizar tratamientos despigmentantes por razones estéticas.

Por su parte, las manchas malignas se dividen en dos grandes grupos: los melanomas y los no melanomas.

  • No melanomas

Estas manchas malignas son más frecuentes pero constituyen una menor agresividad para la piel. Se presentan en las zonas más expuestas a rayos ultravioletas tales como el rostro, las orejas, el cuero cabelludo y el dorso de las manos. Crecen de a poco y tardan años en manifestarse, haciéndolo en forma de nódulos o lesiones de la piel no dolorosas, ulceradas y costrosas.

Un rasgo particular de los no melanomas es que son lesiones que se lastiman y no se curan, pero su malignidad es mucho menor que la del melanoma.

  • Melanomas

El melanoma suele desarrollarse en personas con piel y ojos claros que tienen mayor dificultad para broncearse o si lo hacen su piel adquiere un tono rojo y no marrón. En el caso de los hombres, las manchas aparecen en las zonas del pecho y la espalda y en cuanto a las mujeres surgen en las piernas. No obstante, el cuello y el rostro no son excluyentes. Se presentan en forma irregular y con diferentes tonalidades que van de marrón a negro.

¿Cómo detectar el cáncer de piel?

cancer de piel2

No solo es muy importante consultar con un dermatólogo al menos una o dos veces al año, sino que también es recomendable realizar autochequeos si aparecen lunares en nuestra piel o si alguno de los lunares ya presentes comienza a crecer o a cambiar de forma.

¿En qué consiste un autoexamen?

Se trata del examen ABCDE y controla los diferentes aspectos de las manchas:

Asimetría: si una mancha posee un área anormal y otra no puede ser riesgosa.

Bordes: si posee bordes irregulares.

Color: si el color de sus áreas cambia y tiene tonos bronce, café y blanco, rojo o azul será mejor consultar.

Diámetro: si su diámetro es mayor a 6 milímetros.

Evolución: si continúa cambiando de aspecto.

¿Cuál es el riesgo de desarrollar melanoma?

cancer de piel6

La probabilidad de desarrollar melanomas en personas blancas es 20 veces mayor que en personas afroamericanas. El riesgo es de 1 en 40 para personas con piel blanca y de 1 en 1.000 para personas de piel oscura. Pero el riesgo de cada persona puede variar según su sexo, antecedentes familiares y su edad.

El riesgo aumenta con los años, principalmente por la acumulación que se da, aunque la aparición en personas jóvenes no se descarta. Otro aspecto que constituye un mayor riesgo es un sistema inmunológico debilitado, principalmente en personas con enfermedades autoinmunes o con tratamientos médicos. En cuanto al género, los hombres a partir de los 50 tienen mayor riesgo que las mujeres, pero antes de los 50 el riesgo es mayor para el sexo femenino.

Si bien esos riesgos naturales no pueden modificarse, los dos principales sí se pueden prevenir y son la exposición a los rayos UV y el uso de camas solares.

¿Cuál es la probabilidad de cura?

Las tasas de supervivencia del cáncer de piel son bastante altas. De todos modos, eso depende mucho de cada caso en particular: el momento en el que se detecta, el tamaño de la mancha, la zona donde se encuentra y la velocidad de su crecimiento.

Ahora bien, es muy importante no perder de vista que este cáncer se puede evitar si tomamos las medidas y cuidados necesarios. En lugar de considerar las probabilidades de vencerlo, es necesario enfocarse en las precauciones a tomar para ni siquiera enfrentarlo.

Los cuidados más importantes para una adecuada fotoprotección consisten en evitar la radiación solar entre las 10 a. m. y las 4 p. m., utilizar gorro y anteojos en todo momento y jamás exponerse sin la protección solar correspondiente (con un factor de protección nunca menor a 30). La aplicación del filtro solar debe realizarse siempre media hora antes de la exposición y reponerse cada 3 horas.

Además de todas estas medidas, es esencial consultar con un dermatólogo para realizar controles regulares y nunca tardarse en ir en caso de que aparezca una mancha sospechosa.

No desaprovechemos toda la información que tenemos a nuestra disposición y mantengamos a nuestra piel siempre protegida y saludable.

¿Acaso darías tu vida por un par de buenos bronceados?

Comentarios