Curiosidades Médicas Salud

4 posturas de yoga que te ayudarán a calmar la ansiedad

yoga-ansiedad-estres_0
Escrito por Byron

Son cada vez más las personas que afirman sentirse ansiosas todo el tiempo cada día de su vida. Por fortuna, también han surgido diferentes técnicas y se han difundido disciplinas antiguas que promueven un estilo de vida más sereno y ayudan a relajar mente y cuerpo de forma sencilla y efectiva.

En este sentido, el yoga es una de las más populares, ya que brinda beneficios claros a nivel físico, mental y espiritual. Dado que no todos pueden acceder a una clase en determinado estudio o instituto, existe siempre la alternativa de practicar el yoga en nuestra propia casa. Por eso, hoy te contamos cuatro posturas de yoga que sin dudas te ayudarán a calmar la ansiedad y a aquietar los pensamientos. Descúbrelas a continuación.

1. Postura de loto

yoga para hombres9

La respiración es un aspecto clave de la práctica del yoga. Esta postura es una de las más reconocidas y resulta relativamente sencilla de concretar. Aprovecha las primeras horas de la mañana para realizarla y enfócate en el trabajo de respiración:

  • Siéntate con las piernas cruzadas.
  • Coloca el pie izquierdo sobre el muslo derecho y el pie derecho sobre el muslo izquierdo. En caso de que no llegues, no te preocupes. Prueba con un solo pie o deja ambos sobre el suelo.
  • La columna debe estar alineada y la coronilla de la cabeza apuntando al cielo.
  • Coloca tus manos sobre las rodillas. En este momento puedes realizar el mudra de tu preferencia.
  • Inhala y exhala lentamente. Repite 10 respiraciones.

2. Postura de los 4 puntos

yoga tabletop 0

Esta pose es perfecta para renovar y equilibrar la energía del cuerpo, así como para desbloquear la mente. El hecho de elevar tanto la parte superior como la inferior del cuerpo y retener allí la respiración fomenta la alineación de ambos hemisferios y relaja la mente. Los movimientos de piernas y brazos posteriores comprometen el centro del cuerpo y nos ayudan a enfocarnos, a volver al eje. Por eso, se recomienda esta postura para cuando te sientes estancado en una situación o cuando no encuentras una solución para determinado problema.

  • Apoya tu manos y tus rodillas sobre la colchoneta, como si fuera «en cuatro patas».
  • Al inhalar, extiende tu brazo derecho y levanta tu hombro. Al mismo tiempo, estira la pierna izquierda a la altura de la cadera, no más.
  • Al exhalar, une el codo con la rodilla. Concentra tu respiración en el abdomen.
  • Ahora vuelve a la postura inicial y repite el paso anterior, pero con la pierna y el brazo contrarios.

3. Postura del rito

Los 5 Ritos Tibetanos son una serie de posturas que, según la creencia tibetana, funcionan como la fuente de la juventud. Esta postura en particular ayuda a liberar los bloqueos negativos de la mente y eleva la energía. Además, el hecho de que la columna se curve hacia atrás genera una apertura en el pecho que abre el espacio del corazón.

  • Arrodíllate sobre la colchoneta con los dedos de los pies apoyados.
  • Levanta el torso y coloca las manos sobre la espalda baja.
  • Lleva lentamente el mentón hacia tu pecho.
  • Mientras inhalas, sube el mentón, lleva los hombros hacia atrás y abre el pecho. Lleva lentamente la cabeza hacia atrás, pero no demasiado. Recuerda que debes arquear la zona de la espalda alta y no la baja.
  • Si quisieras puedes llevar la columna más hacia atrás aún y formar la pose del camello.
  • Exhala y vuelve a la posición inicial. Repite 10 veces.

4. Media torsión sentado

yoga supinetwist 0

Las posturas de torsión en general se recomiendan para aliviar problemas digestivos y para desintoxicar el organismo. Esta postura ayuda a eliminar los pensamientos negativos que suelen aparecer en nuestra mente y promueve una renovación de energía, muy necesaria para las personas que sufren ansiedad.

  • Comienza sentado con las piernas estiradas.
  • Dobla la rodilla derecha y esconde el pie derecho debajo del glúteo derecho.
  • Ahora dobla la rodilla izquierda y pasa el pie por encima de la rodilla derecha. Apoya el pie con firmeza y asegúrate de que la rodilla apunte hacia arriba.
  • Pasa el brazo y el codo derecho por encima de la rodilla izquierda.
  • Inspira y sujeta el pie izquierdo con la mano derecha. En caso de que no llegues al pie, puedes curvar la mano derecha sobre la rodilla izquierda y empujarla hacia la derecha. La mano izquierda se coloca detrás del glúteo izquierdo con la palma bien apoyada en el suelo.
  • Exhala y gira suavemente el tronco y la cabeza 90° hacia la izquierda. Quédate allí hasta la siguiente exhalación. Cuando llegue, gira la cabeza más hacia atrás y mira hacia ese lugar. Respira con normalidad durante 3 o 4 ciclos.
  • Relaja lentamente y repite con el lado contrario.

Si no tienes experiencia en el yoga, practícalas lentamente y no te exijas demasiado. Si ya conoces la disciplina, aprovecha tu conocimiento y ponlo en práctica fuera de la clase. Estas posturas son perfectas para esos momentos en que surge la ansiedad, pero también para energizar el cuerpo y calmar la mente. Esperamos que te animes a realizarlas y que experimentes sus beneficios muy pronto.

Comentarios