Noticias Salud

¿Hombres lactando? Este es el nuevo descubrimiento científico

hombre_abrazando_a_su_bebe_recien_nacido (1)
Escrito por Byron

La leche materna es el mejor alimento que puede recibir un bebé recién nacido, pues contiene todos los nutrientes que necesita en sus primeros meses de vida. Especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguran que la leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo del infante, además de protegerlo contra enfermedades infecciosas como la diarrea y la neumonía.

No obstante, el ajetreado estilo de vida actual, sobre todo en las grandes ciudades, hace difícil que las madres amamanten a sus hijos. Si a esto le sumamos otros factores, como problemas de salud o falta de información sobre la técnica adecuada, encontramos un preocupante abandono de la lactancia.

De acuerdo con cifras del INEGI, sólo el 40% de los recién nacidos mexicanos recibe leche materna durante su primera hora de vida. Además, en sólo el 11% de los infantes la lactancia es la forma exclusiva de alimentación durante los primeros seis meses de vida, el porcentaje restante recibe alimentación complementaria (fórmulas para bebés).

Ante este panorama, investigadores de todo el mundo se han planteado diversas alternativas para fomentar la lactancia, pues es de suma importancia para el adecuado desarrollo de los bebés, además de tener un impacto económico a nivel familiar y nacional, ya que es el alimento más saludable, no genera costos y tampoco tiene un impacto ambiental.

mujer joven lactancia recién nacido

Al respecto, la Revista Cubana de Pediatría publicó un artículo en donde se estudia la posibilidad de la lactancia masculina inducida como una forma de que madres y padres compartan la responsabilidad de amamantar al bebé, ofreciéndole al infante el doble de posibilidades de recibir la leche materna y dando un paso más hacia la meta de la equidad en el cuidado de la familia.

Pero, ¿es posible que los hombres produzcan leche y amamanten a un bebé? ¿Qué se necesita para lograrlo? ¿Es seguro? La literatura médica ha documentado varios casos de hombres cuyo cuerpo ha logrado la producción de leche, sobre todo por el uso de medicamentos con hormonas estrogénicas que estimulan la actividad de las glándulas mamarias. Sin embargo, los científicos están investigando la producción de leche sin necesidad de consumir ningún tipo de fármacos.

Glándulas mamarias en mujeres y hombres

En todos los mamíferos, incluidos los seres humanos, el tejido mamario, los conductos galactóforos (encargados de transportar la leche) y los pezonesestán presentes en hombres y mujeres, sin que tengan diferencias significativas hasta antes de la pubertad.

El principal cambio que se puede observar durante la adolescencia es el crecimiento y cambio de forma en el tejido adiposo que rodea y da soporte al cuerpo glandular. No obstante, a pesar de esas diferencias de tamaño y forma, el cuerpo glandular conserva sus dimensiones y su capacidad de producción de leche no se ve afectada.

Los investigadores están estudiando la posibilidad de que esa facultad para la producción de leche -después de la pubertad- sea igual tanto para hombres como para mujeres.

¿Cómo se da la producción de leche?

La lactancia materna consta de cuatro etapas:

  1. Mamogénesis (desarrollo y preparación de las mamas)
  2. Lactogénesis (Iniciación de la secreción láctea)
  3. Lactopoyesis (mantenimiento de la secreción láctea)
  4. Eyección láctea (descarga de la leche)

Para que la producción de leche se lleve a cabo durante la fase de lactogénesis, es necesaria la presencia de varias hormonas, una de las más importantes es la prolactina producida por la hipófisis.

Posteriormente, una vez que el embarazo ha llegado a su fin, la eyección láctea (expulsión de la leche) se produce gracias al estímulo que el recién nacido provoca al succionar el pezón o la areola. Ese estímulo llega hasta el hipotálamo, en donde se produce la oxitocina, la cual es liberada hacia en la sangre y llega hasta los alvéolos mamarios, en donde provoca la contracción del tejido muscular que rodea los conductos de la leche y provoca su salida por el pezón.

bebé succionando leche materna

Dos elementos muy importantes para la constante producción de leche es el adecuado vaciamiento de las mamas y la frecuente estimulación de las mismas (por medio de la succión del bebé). A este ciclo de vaciar las mamas, estimularlas para producir más leche y descargarlas de nuevo se le conoce como relactancia.

Por otra parte, los investigadores han descubierto que también existe la lactancia inducida, que es “el establecimiento del suministro de leche en una mujer que nunca ha estado embarazada”, como se explica en el artículo de la Revista Cubana de Pediatría. Este proceso se da gracias a la succión constante de pezón por parte del bebé, con lo cual se propicia la secreción de las hormonas prolactina y oxitocina, dando lugar a la producción de leche.

La hormona de la leche, ¿también la tienen los hombres?

Al llegar a la adolescencia las diferencias físicas entre hombres y mujeres comienzan a ser más evidentes, producto de la segregación de hormonas producidas por las gónadas (órganos reproductores), las glándulas adrenales y la hipófisis.

Sin embargo, hay hormonas que están presentes tanto en hombres como mujeres. Como se mencionó antes, la responsable de la producción de la leche es la hormona prolactina, misma que se encuentra en la glándula hipófisis tanto de mujeres como de hombres. Entonces, si esta hormona también está presente en los hombres y su cuerpo está dotado de cuerpos glandulares, ¿es posible que se presente la lactancia?

Lactancia masculina

A lo largo de la historia se ha tenido conocimiento de varios casos en donde los pechos de los hombres producen leche. Esto se ha observado principalmente en sujetos que toman hormonas femeninas o medicamentos como la metoclopramida, fenotiazidas, fitoestrógenos, entre otros.

También se ha observado la secreción de un líquido blanquecino en los pechos de hombres cuyo hijo acaba de nacer. Esa secreción dura un par de días y en algunos países es conocida como “leche de los recién nacidos” o “leche de brujas”.

bebé recién nacido dormido sobre el pecho de su papá

Actualmente los investigadores están realizando estudios en hombres que han logrado la producción de leche sin el uso de ningún medicamento, únicamente con la ayuda de un bebé que “succiona y estimula los pezones con suficiente frecuencia, intensidad y tiempo”, como se explica en el artículo.

Una de las conclusiones que se han obtenido con estos estudios es que en la prehistoria tanto hombre como mujeres tenían la capacidad de amamantar. No obstante, con el crecimiento de los grupos de población, el hombre fue el encargado de salir a cazar mientras la mujer se quedaba al cuidado de los descendientes. Esto provocó el desuso y posterior atrofia de las mamas en los hombres, disminuyendo su tamaño y dejando sólo los pezones (que en apariencia no tienen ninguna función).

A pesar de esa atrofia por falta de uso, la posibilidad de lactar sigue estando presente en la mayoría de los hombres y los investigadores se encuentran analizando si la succión del bebé es suficiente para incitar la producción de leche o se requieren otro tipo de estímulos.

Comentarios