Nutrición

La manera en que comes dice mucho de ti

friseesalat-2957484_1920.jpg_594723958
admin saludable
Escrito por admin saludable

Eres lo que comes, pero también eres como comes

Dicen que “eres lo que comes”, pero a nosotras nos gusta pensar que: “eres la forma en la que comes”. Aunque no lo parezca, los hábitos alimenticios pueden revelar facetas de personalidad en las personas y tendencias de conducta. Y tiene sentido, después de todo la forma en la que comes, es la forma en que disfrutas de la vida.

Comes lento: Toda la familia ha terminado y tú sigues apenas en el segundo tiempo. Si es así, te gusta tener el control y sabes cómo apreciar la vida. Tiendes a tener más confianza de lo que parece, pero pocas veces están de muy buen humor. Tal vez te sientas presionada por satisfacer a los demás, aunque sufras constantemente de flojera. Además, comer lento ha sido asociado con falta de energía y mayor saciedad.

Comes rápido: Te encanta comer, así que lo haces rápido, prácticamente limpias el plato con tu lengua y siempre eres el primero en terminar. Fuera de la mesa, eres concentrado, estás abierto a nuevas experiencias y eres bastante impaciente. La velocidad en que comes revela la velocidad en que te gusta disfrutar de la vida. Y no hay nada malo en comer de manera rápida, pero sería bueno prestar atención a la rapidez, ya que comer DEMASIADO rápido podría traerte graves problemas de peso y salud.

Te gusta experimentar: Si siempre estás buscando una aventura gastronómica, seguro también las buscas en tu vida. Te gustan los riesgos, podríamos decir que eres positivo, pero deberías tener cuidado en no presionar a los demás a ser igual de aventurero como tú; recuerda, no todos son exploradores (ni quieren llegar a serlo).

Eres exigente: Seguramente te quedaste con los mismos gustos que de chiquito. No te da pena pedirle al camarero una hamburguesa sin cebolla, con carne al 40% cocida, con queso fresco, etc. Lo entendemos, eres exigente, pero podrías llegar a ser neurótico si sigues prestándole tanta atención a los detalles. No estás abierto a probar cosas nuevas, eres ansioso, perfeccionista y la verdad es que te encanta la rutina. De hecho, así como ves la comida, ves la vida.

Eres isolacionista: Tu método es interesante: comes un alimento a la vez. Por ejemplo, primero el arroz, luego los frijoles y hasta el final la carne… a pesar de que todos estén en el mismo plato. Te gustan los detalles, siempre piensas antes de actuar y, aunque muchos no te entienden, realmente no le das mucha importancia. Eres disciplinado, terco y tienes la tendencia a planear TODO.

Fuente: https://www.debate.com.mx

Comentarios