Diabetes Noticias Salud

Diabetes ¿podría generar ciclos menstruales irregulares?

menstru
admin saludable
Escrito por admin saludable

 Las chicas con periodos irregulares tenían más sobrepeso o eran más obesas

Como si afrontar la diabetes tipo 2 en la adolescencia no fuera suficientemente difícil, resulta que muchas chicas con el trastorno metabólico también tienen que enfrentarse a unos periodos irregulares.

Y los ciclos menstruales que se desvían de lo normal pueden llevar a un sangrado muy copioso y a calambres extremos, según la autora principal, la Dra. Megan Kelsey, profesora asociada de endocrinología pediátrica en el Hospital Pediátrico de Colorado y la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Aurora.

A largo plazo, los periodos irregulares también pueden aumentar el riesgo de cáncer del endometrio, apuntaron los investigadores en el nuevo informe.

En el estudio de chicas jóvenes adolescentes, “las irregularidades menstruales afectaban a una de cada cinco chicas con diabetes tipo 2”, dijo Kelsey. Esas chicas tenían periodos irregulares, aunque todas recibían un tratamiento para la diabetestipo 2 llamado metformina.

Kelsey anotó que incluso en las chicas que realizaron cambios en el estilo de vida o tomaban otro medicamento para la diabetes, las irregularidades menstruales persistían.

“Quizá necesiten tratamientos hormonales para su disfunción menstrual”, dijo.

Explicó que es probable que un trastorno hormonal llamado síndrome del ovario poliquístico (SOP) sea la causa subyacente de las anomalías menstruales.

Los datos del estudio se sacaron de un gran estudio sobre los tratamientos para la diabetes tipo 2 en niños y adolescentes. Los investigadores del estudio observaron el uso de metformina (Glucophage), un fármaco que hace que las personas sean más sensibles a los efectos de la insulina.

La insulina es una hormona que ayuda a llevar el azúcar de los alimentos a las células para ser utilizada como combustible. Las personas que tienen diabetestipo 2 no responden a la insulina de forma normal.

El estudio original también observó el uso de metformina más rosiglitazona (Avandia), y de metformina más cambios en el estilo de vida, y comparó los tres regímenes de tratamiento.

El nuevo estudio incluyó a 190 chicas con diabetes tipo 2 de ese grupo. Ninguna de las chicas utilizaba anticonceptivos hormonales, como la píldora o un dispositivo intrauterino (DIU).

Los investigadores encontraron que 39 chicas (un 20 por ciento) tenían periodos irregulares.

Las chicas con periodos irregulares tenían más sobrepeso o eran más obesas, y tenían unos niveles más altos de la hormona sexual testosterona que las que tenían periodos predecibles, mostraron los hallazgos.

Pero sus niveles de secreción de insulina y de sensibilidad a la insulina parecían similares a los de las que tenían periodos regulares, así que no parece que los periodos irregulares se deban específicamente a la diabetes tipo 2, anotaron los autores del estudio.

En lugar de ello, dijo Kelsey, estos hallazgos indican que los periodos irregulares probablemente se debieran al SOP. El SOP con frecuencia se asocia con el exceso de peso, igual que la diabetes tipo 2. Y con frecuencia las chicas con SOP son resistentes a la insulina.

Kelsey añadió que las chicas con señales de SOP también eran más propensas a tener pruebas anómalas de la función hepática, lo que sugiere que además estaban en riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólico.

La Dra. Siham Accacha, jefa de diabetes pediátrica en el Hospital de Winthrop de la NYU en Mineola, Nueva York, dijo que se necesitan mejores tratamientos para el SOP.

“Creo que la metformina no es el mejor tratamiento para el SOP porque solo aborda un problema del SOP, la resistencia a la insulina”, señaló Accacha, que no participó en el estudio.

Perder peso es un tratamiento que puede ayudar en el SOP, explicó. “Independientemente de la sensibilidad a la insulina, la intervención más importante es perder peso”, dijo Accacha.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 24 de abril de la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

 

 

Fuente: https://www.debate.com.mx

Comentarios