Noticias Salud

Está a la moda, pero ¿es seguro el aceite de marihuana?

admin saludable
Escrito por admin saludable

 El cannabidiol se extrae de las flores y capullos de las plantas de marihuana o cáñamo

El aceite de cannabidiol (CBD) se ha convertido en el nuevo producto de moda en los estados que han legalizado la marihuana medicinal.

Al extracto de marihuana, que no hace que las personas se sientan drogadas, se le atribuye que ayuda a tratar una variedad de problemas médicos, desde las convulsiones epilépticas hasta la ansiedad, la inflamación y el insomnio.

Pero los expertos afirman que hay escasas evidencias para la mayoría de esos supuestos beneficios.

Lo peor es que el CBD se está produciendo sin ninguna regulación, lo que resulta en productos cuya calidad varía mucho, advirtió Marcel Bonn-Miller, profesor asistente adjunto de psicología en psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania.

“Es como el lejano oeste”, dijo Bonn-Miller. “Cualquiera que funde una compañía de CBD puede decir lo que quiera en la etiqueta y venderlo a la gente”.

El cannabidiol se extrae de las flores y capullos de las plantas de marihuana o cáñamo. No produce una sensación de estar drogado: el “subidón” de la marihuana es provocado por la sustancia tetrahidrocannabinol (THC).

El aceite de CBD es legal en los 30 estados donde la marihuana medicinal y/o recreativa se ha legalizado, según la revista Governing.

Otros 17 estados tienen leyes específicas sobre el CBD, según la revista Prevention. Éstos son Alabama, Georgia, Indiana, Iowa, Kentucky, Mississippi, Missouri, Carolina del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Texas, Utah, Virginia, Wisconsin y Wyoming.

Unas evidencias firmes sobre el tratamiento de la epilepsia

Solo un supuesto uso del cannabidiol, el tratamiento de la epilepsia, cuenta con unas evidencias científicas significativas que lo respalden.

“Es en realidad la única área en que han surgido evidencias hasta el punto en que la FDA ha dicho que es aceptable para aprobar un nuevo fármaco”, comentó Timothy Welty, presidente del departamento de ciencias clínicas en el Colegio de Farmacia y Ciencias de la Salud de la Universidad de Drake en Des Moines, Iowa.

Respecto a los demás usos potenciales del CBD, simplemente hay demasiadas pocas evidencias como para extraer una conclusión en firme.

Por ejemplo, algunos ensayos clínicos con humanos sugieren que el CBD podría ser efectivo para tratar los síntomas de ansiedad, en particular la ansiedad social, señaló Bonn-Miller.

Se trata del uso potencial del CBD con la mayor cantidad de evidencias tras la utilidad en la epilepsia, pero “hay una laguna bastante grande entre ambos”, dijo.

“Ha habido ensayos clínicos con adultos, pero mucho más pequeños que los estudios sobre la epilepsia que se han realizado con niños”, dijo Bonn-Miller.

La utilidad del CBD como antiinflamatorio es el siguiente en mostrar el mayor potencial, pero esos resultados provienen sobre todo de estudios con animales, apuntaron los expertos.

La mayoría de los demás usos permanecen mayormente sin probar

El resto de usos potenciales (como antipsicótico, antidepresivo o somnífero) “se han estudiado en animales, con apenas uno o dos ejemplos de estudios con humanos”, indicó Bonn-Miller.

Y Welty dijo que los estudios que han contado con humanos para esos otros usos del CBD han sido reportes de casos o estudios que no compararon los resultados con un grupo de control que no utilizó el aceite.

También hay inquietudes tanto sobre la calidad del aceite de CBD que se está produciendo como sobre sus efectos secundarios potenciales, añadieron los expertos.

 La falta de regulación también es preocupante

Debido a la confusa naturaleza legal de la marihuana, la FDA no ha intervenido para regular productos como el aceite de CBD, apuntó Bonn-Miller. Los estados están luchando para crear regulaciones, pero no tienen tantos recursos económicos como el gobierno federal.

Por otra parte, un estudio de 2017 dirigido por Bonn-Miller encontró que casi 7 de cada 10 productos de CBD no contenían la cantidad de extracto de marihuanaprometida en la etiqueta.

Casi un 43 por ciento de los productos contenían demasiado poco CBD, mientras que más o menos un 26 por ciento contenían demasiado, indicó Bonn-Miller.

“El CBD es una sustancia difícil porque no se absorbe muy bien por vía oral”, explicó Welty. “Menos de un 20 por ciento de la sustancia se absorbe por vía oral. Si no se produce de la forma adecuada, quizá no entre gran cosa de la sustancia en la circulación sistémica”.

Y peor aún, más o menos 1 de cada 5 productos de CBD contenían la sustancia de la marihuana que droga, el THC, encontraron Bonn-Miller y sus colaboradores.

“Esto es un problema porque el THC puede aumentar la ansiedad. En realidad puede empeorar las convulsiones. Es el tipo de cosas con el que hay que tener cuidado”, advirtió Bonn-Miller.

“Si fuera un consumidor que lo compra para mí o para mi hijo, querría que lo evaluaran para saber qué contiene en realidad, porque no confiaría en lo que dice la etiqueta”, concluyó Bonn-Miller.

 Interacciones potenciales con otros fármacos

Los estudios sobre el CBD también han planteado inquietudes sobre posibles interacciones con otros medicamentos.

Por ejemplo, los estudios sobre la epilepsia encontraron que “hubo aumentos muy claros en los niveles en sangre de otros antiepilépticos en las personas que tomaban CBD”, dijo Welty.

Esto podría significar que quizá las personas que toman antiepilépticos junto con el CBD deberán reducir la dosis para evitar los efectos secundarios, anotó Welty.

También hay ciertas indicaciones de que el CBD podría resultar dañino para el hígado. Alrededor de un 10 por ciento de las personas que tomaban CBD en los estudios tuvieron aumentos en las enzimas del hígado, lo que podría indicar un posible daño hepático, dijo Welty.

“Más o menos de un 2 a un 3 por ciento de los individuos que tomaban CBD en realidad tuvieron que descontinuarlo porque sus enzimas hepáticas estaban tan altas que preocupó a las personas que dirigían el estudio”, señaló.

Welty recomienda que las personas interesadas en el CBD busquen a un médico que se haya informado sobre el extracto y sus usos potenciales.

“Mi consejo final es que las personas de verdad deben estar bajo el cuidado de un proveedor de atención de la salud que comprenda el CBD. Ese individuo debe monitorizarlas y gestionarlas… no deben simplemente ir y comprar CBD pensando que será la respuesta”, dijo Welty.

 

Fuente: https://www.debate.com.mx

Comentarios