Hidrocele Testicular

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es el hidrocele testicular? en directorio de enfermedades de la a a la z en entorno medico

El hidrocele testicular es una acumulación de fluido acuoso dentro de la funda (escroto) que recubre el testículo. Normalmente esta funda contiene nada más el suficiente líquido para lubricar el testículo. La palabra hidrocele proviene del griego hidro=agua y cele=tumor.

¿Qué ocasiona el hidrocele testicular?

El hidrocele se desarrolla o forma porque el organismo produce más líquido del necesario (inflamación del testículo y sus apéndices), o porque el escroto no absorbe el suficiente líquido (obstrucción linfática o venosa).

La causa más común de hidrocele es la inflamación escrotal y puede darse en uno o en los dos testículos. El hidrocele puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en los hombres mayores. El hidrocele congénito suele asociarse a alteraciones congénitas de los testículos y del escroto (criptorquidia, etc.).

SÍNTOMAS de el hidrocele testicular

Generalmente no producen síntomas molestos o puede producir un ligero malestar en la región. Lo que sí es notorio, es el aumento de tamaño.

DIAGNÓSTICO de el hidrocele testicular

Se establece por medio de la exploración y para ayudar a diferenciar el hidrocele de un tumor u otra patología inflamatoria, el médico debe palpar el área inflamada cuidadosamente e introducir una luz en el escroto. Si la inflamación es debida a un hidrocele, la luz brillará a través del escroto. Puede ser necesario también en algunos casos un examen con ultrasonidos (ecografía).

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para el hidrocele testicular

El hidrocele no es grave. Generalmente no necesita tratamiento a no ser que el escroto esté tan inflamado que sea muy incómodo.

Cuando el hidrocele requiere de tratamiento, existen dos opciones:

1.- Cirugía, que es la más utilizada y 2.- La aspiración con aguja ya que en algunos casos, es posible extraer el fluido con una aguja y jeringuilla. Este procedimiento es muy simple, pero como el fluido tiende a acumularse otra vez, no se suele aplicar.

Además, la aspiración con aguja es potencialmente arriesgada por la posible introducción de una infección. Por ello la aspiración sólo se utiliza en pacientes con alto riesgo en cirugía.

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736